lunes, 13 de marzo de 2017

CONDICIONES NECESARIAS PARA QUE TE CONCENTRES MEJOR. REPASAMOS LAS TÉCNICAS DE ESTUDIO III

CUIDA TU ACTITUD
Cuando hablamos de la motivación ya vimos que existen muchos factores externos e internos que afectan a nuestra capacidad de concentración, atención, interés y actitud ante el estudio.
La actitud con la que te sientes a realizar tus tareas va a influir en tu rendimiento académico. Observa estas ilustraciones:

Las condiciones ambientales ya las hemos repasado la sesión anterior. Ya conoces las características que necesita tu espacio personal para estudiar. También la postura correcta.
Pero... ¿Qué hay de las condiciones emocionales? Las emociones son muy importantes durante toda nuestra vida. Según nuestro estado anímico nos apetece hacer unas cosas u otras. Emociones como la alegría puede ayudarnos a mantener nuestro interés por aprender; mientras que la ira o la tristeza bloquean nuestro aprendizaje.

Seguro que conoces esta película. En ella te descrien muy bien cuáles son las seis emociones básicas. Presta atención:

 
El run run de tus pensamientos, tus preocupaciones, las ganas de salir con tus amigos, ese whatssap que llega, la música que tienes puesta... Son tantas interferencias las que te pueden llegar a afectar a la hora de sentarte a estudiar...
Aunque no te des cuenta tus vivencias diarias influyen en tí más de lo que deberías. Es como si llevaras una mochila cargada con un peso considerable. En este fragmento de una película te lo explican muy bien:

La lucha interna que mantienes contigo mismo te resta energía. Pierdes el tiempo perdido en ese conflicto emocional. La pregunta es: ¿Te rindes? ¿Y ya está?

Puede que hayas tenido resultados en tus exámenes anteriores que a tu juicio no han ido a la par de los esfuerzos que habías empleado. Pero lo que está claro es que nadie va a hacer ese trabajo por tí. La realidad es que no solo importan tus notas. Importa también todo el aprendizaje que llevas contigo. Las buenas notas te hacen sentir bien, claro que sí. Pero ¿y el orgullo por tu esfuerzo? ¿Por volver a sentarte cuando no tienes ganas? ¿Y tus metas? Seguro que tienes muchas. ¿Te quitas tu mochila?

Fíjate en este fragmento de una de las películas de Will Smith:


Para conseguir que el tiempo que utilices en tu estudio diario te sea rentable, necesitas tener una actitud tranquila y positiva.  Tus emociones para ello son más importantes de lo que tú crees.

Vamos a ver un vídeo que te indica cómo puedes relajarte para mantener el control y la calma. 

 

RECUERDA: Es imprescindible que la respiración sea por la nariz. En una semana de práctica conseguirás realizarla de manera automática. Habrás adquirido el hábito sin apenas darte cuenta y esto mejorará tu salud física, mental y tu capacidad de atención y concentración.

Para terminar tu sesión de estudio no está de más que realices también algún ejercicio de estiramientos. Recuerda lo que comentamos sobre la importancia de cuidar tu espalda en la sesión donde revisamos tu lugar de estudio y tu mochila.

Te dejo un vídeo a modo de ejemplo:

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada